18 may. 2017

«Elogio animal» de Carlos Prado




1

Hay un caballo que relincha en la sombra de mi casa.
Escucho su respiración cerca de mi ventana.
Acumulo indicios para atraparlo.
El horizonte magnificando su galope
confirma mi sospecha.
Siento el latido de su corazón desbocado
en el silencio de la pampa
en mi soledad de jinete frustrado
en la velocidad de sus músculos de animal perfecto.


2

El perro ladra reiteradamente al cielo
como tratando de transmitirle un mensaje.
El cielo es un espejo azul y ajeno a su sonido gutural.
Entre el cielo y el perro
una distancia creciente hecha de luz y de silencio
ha empezado a crecer
materializada por cuatro pájaros volando
concentrados en su trayectoria
indiferentes a este diálogo de sordos.
El perro se ha fatigado y ha comenzado a mirar el pasto
a presentirlo con su lengua babeante
como hace unos segundos miraba el cielo.
Atrapa con sus dientes amarillos
un pájaro muerto:
el premio a esta última etapa de su búsqueda
más ramplona
pero más exitosa.




3

El león jadeante
da un paso hacia delante con la cautela
de quien presiente un abismo.
Pero al mirarse en el agua se calma.
Bajo la luz del medio día
contempla el reflejo de su hocico manchado
por la sangre de la última víctima.
Hunde su lengua
en el espejo líquido que repite
la ansiedad de sus ojos.
Pese a su condición de sospechoso veterano
el archivo de su memoria sigue vigente.
El ojo de agua ligeramente ocultado por la hierba
lo sigue mirando desde que fue un cachorro.




4

Te han cambiado por una bicicleta.
El jinete que habitualmente
dejaba ternura y pasto en tu corazón 
se ha convertido en el remedo de un mecánico
que revisa la mínima tuerca o el menor chirrido
de aquel artefacto que pasa frente a ti
humillado por tu espléndida belleza.
Sin embargo el arado que jalas ahora
te ha impuesto una noble misión:
preparar la tierra para sembrar las verduras

que tendrían que preservar nuestra salud
aun cuando no disminuyan nuestra ingratitud
con tu prestigio histórico.




Carlos Prado Muñoz (Agallpampa, 1962).-  Abogado de profesión, autor de los libros “Imágenes Rotas”, y “La casa no existe pero nos alumbra” (Casa Nuestra Editores, 2011). 

--
¿Deseas ser publicado en este sitio? Envía tus textos a eternalightofarts@gmail.com. Detalles sobre las bases en este link.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...